sen sok for how it all began article

Como empezó todo…

Para la gran mayoría de los niños, el mes de agosto es sinónimo de fin de exámenes, el fin del curso académico en PSE, y, muy a menudo, el momento de volver al trabajo. Así es, muchos niños se ven obligados a contribuir al patrimonio familiar, ejerciendo trabajos tediosos – algunos de ellos  también durante el resto del año – vendiendo refrescos bajo el sol abrasador, improvisando como guías turísticos,  ofreciendo baratijas por las calles después de haber escarbado en el vertedero en condiciones higiénicas abominables, y en ocasiones negocios más oscuros como la prostitución o la venta de drogas.

En 2002,  a Christian y Marie-France des Pallières se le ocurrió la idea de abrir un programa que uniese ambos cursos académicos, en el cual jóvenes europeos volarían a Camboya para pasar un mes trabajando con monitores khmeres con el fin de enseñar a los niños khemeres el verdadero significado de unas vacaciones… ¿Acaso no es diversión y alegria sin limites la definición de infancia? Su propósito, y con esto en mente,  era mantener una continuidad entre uño escolar y el otro, para asegurarse que los niños se mantuvieran alejados de las calles y regresaran a la escuela luego de las vacaciones. Durante una jornada de recaudación de fondos en Francia, Christian y Marie-France des Pallières conocieron a Marisa Caprile. Ella, conmovida por los documentales acerca de PSE, de inmediato se ofreció voluntariamente a organizar los campamentos de verano. Paso a paso, y con sumo cuidado y cariño, Marisa se rodeó de un gran equipo y formo el primero campamento de verano en agosto de 2003. Desde entonces, el campamento ha crecido exponencialmente hasta el punto en el que en 2014 acogió a cerca de 3000 niños por día, distribuidos entre los 14 campamentos esparcidos por todo el país.

El campamento es exactamente lo que parece: un espacio para jugar, crear, aprender y descubrir una nueva cultura, como el primer encuentro entre monitores khmeres y europeos, o la posibilidad de tener un contacto tan cercano con los niños.  A lo largo de los años, el efecto llamada del campamento ha aumentado, de tal manera que este año contamos con 183 monitores provenientes de Francia, España, Polonia, Perú, Irlanda, Gran Bretaña, Alemania, Italia y Portugal. Los campamentos de verano son el resultado de una enorme campaña de recaudación y de una organización global desarrolladas durante el año, las cuales culminan en estos maravillosos y mágicos momentos que, tanto monitores como niños, rememoraran  una y otra vez hasta el siguiente mes de agosto.

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *