featured image camp prep

Que Empiece la Aventura…

En poco culminará la semana de preparación y para alistar la llegada de tres mil niños al centro de PSE, los distintos grupos organizan sus labores independientes. Aún queda mucho por hacer y los nuevos monitores se encuentran emocionados por la experiencia que les espera. Pero, al mismo tiempo, nerviosos por las nuevas responsabilidades que tendrán. En ese sentido, los coordinadores de cada campamento guían a sus monitores por medio de las reglas, procedimientos y habilidades que deben tener en cuenta durante el próximo mes.

En la mañana del viernes seguimos a la paillotte de Sen Sok en su preparación. A las 8 a.m. monitores cargan los camiones con los materiales que necesitarán el próximo mes: agua, arroz, materiales de arte y deporte, etc.. Llegan justo cuando los niños están saliendo de la escuela, muchos identifican el camión de PSE, corren tras del y con emoción saludan a los monitores. El la paillotte Sandra Samaniego, coordinadora encargada, saluda las trabajadoras sociales que administran el centro. Ellas le muestran el lugar y le entregan las llaves.

Los monitores organizan todo durante el resto del día: el material que aún falta traer, las actividades que se harán, la logística de las duchas, cómo organizar el cuarto de materiales y discuten acerca de  el espacio y el staff que se necesita para el próximo mes. También, hacen un simulacro de lo que será un día de campamento, para que se familiaricen con el espacio.

La mañana siguiente, los monitores camboyanos e europeos se conocen por primera vez. Primero, todos asisten a una reunión en PSE donde se aclaran los valores que hay que tener en cuenta al tratar con niños y los tips para facilitar la comunicación entre ellos. Todos los campamentos de PSE están conformados por monitores europeos y monitores jemeres, en su mayoría jóvenes universitarios de Camboya que igualmente han decidido pasar su verano con los niños en el campamento de PSE. Ellos son una parte muy importante del campamento, porque no solo trabajan como monitores, también como traductores.

En el campamento para adolecentes, cada monitor se presenta brevemente y  entre todos realizan una dinámica para memorizar los nombres. A pesar, de que tienen orígenes y lenguas distintas, ambos tienen algo en común, “vinimos para  dar felicidad a los niños y hacerlos pasar un verano maravilloso”, dijo un monitor camboyano. Para la mayoría de monitores su primera vez en PSE, como Vam, estudiante camboyano de I.T, quien trabajará con Marco, estudiante  de ingeniería de Madrid. También hay veteranos como Sambo, estudiante de último año de hotelería y turismo, es exalumno de PSE y lleva cinco años asistiendo a los campamentos.  A pesar de que son sus últimas vacaciones como estudiante, reconoce que “hay mucho trabajo pero tengo un gran cariño a la gente que está aquí”, dice Sambo.

El sábado por la tarde, en PSE hay grupos de monitores internacionales y locales reunidos y comiendo juntos alrededor del centro. Aunque tenga que esforzarse para poder comunicarse, ambos comparten la emoción de que el campamento comience y la meta de hacer de este mes el mejor para los niños.

Camila Del Villar

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *