DSC_0222

Un Día Muy Especial en el Campamento Especial

Special Camp o Campamento Especial, es el término utilizado para identificar al campamento que se encarga de los niños con discapacidades psíquicas y físicas de PSE. Los “special children” son particularmente únicos porque han sobrevivido condiciones de extrema dificultad y sin embargo, siguen sonriendo. Este año hay 45 niños en el Special Camp, divididos en dos grupos según sus condiciones. Los acompañan diez monitores europeos, seis monitores jemeres y tres coordinadores. El campamento también cuenta con la inigualable colaboración del personal de PSE que cuida a los niños durante todo el año.

 

Ly Sophea DSC_0161es psicoterapeuta y se ha preparado para rehabilitar niños con discapacidades. Trabaja con ellos en ”Classe Spéciale” durante todo el año y ayuda a María y Joaquín, los dos coordinadores europeos del campamento, a organizar paseos para los niños y la logística durante este mes. “Creo que los Summer Camps son una gran oportunidad para que los niños jueguen, se relajen y descubran nuevas sensaciones y experiencias. Puedo notar lo feliz que se ponen y, además, el staff está muy agradecido porque tienen la oportunidad de tomarse unas vacaciones. Durante el año los niños tienen una mezcla de actividades educativas y de relajación, explica Sophea. Juegan, hacen deporte, estudian jemer, matemáticas y conocimientos generales. “A los mayores a veces los llevamos al mercado y les enseñamos a como utilizar el dinero y otras habilidades comunes. El martes, el grupo de los que tienen entre 15 y 17 años va a ACH (Action Cambodge Handicap) para reuniones de orientación profesional y entrenamiento profesional para formarlos a que puedan tener un trabajo. A los 18, son trasladados a ACH para que vivan y trabajen allá”, añade Sophea. El Dr. Sarath, director de salud de PSE, le pidió que abriera la “Classe Spéciale” para recibir a los niños con discapacidades. “He puesto todo en su lugar y me he formado para aprender nuevas técnicas y enseñárselas a mi equipo”, dice Sophea.Con relación a los niños que ingresan al centro, el Servicio Social de PSE visita los pueblos más pobres alrededor de Phnom Penh y cuando encuentra algún caso de un niño discapacitado, discuten con Sophea como pueden ayudar a este niño y si debería quedarse con su familia, o ir a un hogar de acogida.

 

IMG_4466

 

Pork Sokum, otra veterana de “Classe Spéciale”, ha trabajado con los niños de PSE desde 1997. Para ella, “antes de los summer camps, las cosas eran distintas. Los niños nunca estaban del todo relajados y tranquilos. Con el equipo de monitores que organiza el campamento, es mucho más fácil organizar paseos y los niños pueden vivir nuevas experiencias. Afirma que también es una oportunidad para bajar su ritmo de trabajo, con tantas manos disponibles a ayudar. Segun Pork, trabajar con discapacitados no es una tarea fácil, pero ella dice que es posible, “cuando todo lo que hacemos viene del corazón”.

 

 

_MG_4390

 

 

Joaquín, coordinador del Special Camp, ha trabajado en el summer camp en los últimos cinco años. Él confía en que todos podemos trabajar con niños discapacitados: “No se necesitan habilidades especiales para interactuar con estos niños, es cuestión de voluntad y sentido común”.

 

 

 

 

 

 

Keo Soknov es una veterana de los Camps, desde niña venia a participar de ellos y los últimos dos años ha trabajado como monitora. Sin embargo es su primera vez en el Special Camp. El año pasado estuvo un día en este campamento y se dio cuenta de lo difícil que es el día a día de estos niños y de toda la ayuda que necesitan para comer, bañarse, vestirse, etc. “Quería ser monitora en el Special Camp porque es un reto para mi. Algunas personas en PSE tienen miedo de trabajar con niños discapacitados porque son diferentes a los demás”. Sintió que debía ayudarlos porque son los que más apoyo necesitan. Además, se sintió motivada a hablar y jugar con ellos para entenderlos mejor. “Les tengo mucho cariño a estos niños y disfruto mucho en el campamento con ellos. Es una experiencia de la cual estoy aprendiendo muchos”.

 

 

 

 

María, otra coordinadora del campamento, siempre está pensando en nuevas actividades para los niños. Tiene una muy buena relación con ellos, la adoran. Los niños le llaman por su nombre a gritos para que ella les ponga atención cuando van a saltar a la piscina, tirar una pelota, o simplemente para darle un abrazo.

El hermano menor de María está severamente discapacitado. Él vive España ella vive con sus padres y ella es quien lo cuida todo el tiempo. Aunque sus padres no entienden para que necesita venir a Camboya a trabajar con niños discapacitados, cuando puede hacerlo en España, según María: “ Mi hermano tiene suerte de tener personas cerca que lo quieren y lo cuidan. Los niños de PSE también merecen esa oportunidad”.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *